Comer para ser felices

Tendencias / Tendencias / Por: Lourdes Pérez

Publicado: 24 de septiembre, 2018 | 7:17 AM

Comer para ser felices

¿En realidad se puede comer para ser feliz? Muchos asociamos este concepto con el clásico litro de helado y montones de chocolate que tanto vemos en las películas de Hollywood pero la realidad es que como dice el dicho “Somos lo que comemos” y nuestra alimentación puede jugar un papel determinante no sólo en nuestra salud y estado físico sino también en nuestro estado emocional, ayudando a combatir enfermedades como la depresión.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), la depresión es la principal causa de discapacidad en el mundo, y el número de personas diagnosticadas con este padecimiento ha aumentado en un 50 por ciento en los últimos 25 años. Tan solo en México aproximadamente 30 millones de mexicanos padecen depresión, según datos de la Encuesta Nacional de los Hogares 2015 del INEGI.

Por lo regular cuando nos sentimos tristes o desanimados los alimentos a los que recurrimos suelen ser ricos en azúcares refinadas y grasas saturadas, que estimulan las vías de activación de la dopamina y serotonina, dos neurotransmisores asociados con el estado de felicidad. Gracias a esta reacción química casi instantánea es que tenemos esa sensación de bienestar, pero solo es por un momento ya que después llega el remordimiento cuando se da la bajada de glucosa y volvemos al principio.

Ante esta delicada situación la atención médica profesional es siempre la ruta a seguir, sin embargo los doctores recomiendan las terapias complementarias tales como el deporte y una buena alimentación para el tratamiento de la depresión. A través de diversas investigaciones se ha logrado obtener una lista de nutrimentos esenciales para el cerebro cuyo consumo podría ayudar a mitigar trastornos emocionales como la depresión y la ansiedad.

Diversos estudios señalan que ciertos alimentos pueden ayudar en cuadros depresivos, pues ciertos nutrientes participan en la síntesis de neurotransmisores (sustancias que participan en la señalización neuronal y en la transmisión nerviosa). Entre ellos se encuentran ciertos aminoácidos: Triptófano, fenilalanina, tirosina, ácidos  grasos esenciales como el ácido liniolénico (W-3), vitamina C y del complejo B;  y  minerales como zinc, magnesio, calcio y hierro.

Algunos de los alimentos donde podemos encontrar estos nutrientes son el yogurt cuyos lactobacilos ayudan a prevenir el estrés y la depresión, las nueces que por su alto contenido en Omega 3, magnesio y selenio protegen contra el Alzheimer y mejoran los síntomas de la depresión. El pavo contiene también grandes cantidades de triptófano, ingrediente esencial para la producción de serotonina en el organismo.

Si te gusta la comida picante serás doblemente feliz pues la capsaicina, sustancia encontrada en los chiles, ayuda a que el cerebro genere más endorfinas. Si eres más gourmet, el salmón es una excelente opción para ti con grandes cantidades de Omega 3.

Los veganos o vegetarianos pueden encontrar la felicidad en la variedad de verduras verdes que contienen ácido fólico y vitamina B9. Otra opción son los cítricos como limones, naranjas y toronjas que reducen los niveles de vanadio, un mineral que ha sido declarado culpable de la depresión bipolar.

Es importante resaltar que estos efectos son a corto plazo; es decir, nuestro estado de ánimo puede mejorar con una comida, pero si realmente queremos aprovechar todas las posibilidades que estos alimentos nos brindan, los doctores recomiendan llevar una dieta variada.

Otros consejos saludables con los cuales puedes complementar la alimentación son: Disfrutar del sol con moderación, hacer ejercicio para mejorar el flujo de sangre y reforzar la actividad mental y reir con películas graciosas o monólogos de comediantes ya que la risa también segrega endorfinas que mitigan el dolor; dopamina, que mejora el ánimo y serotonina, que tiene efectos calmantes.

 

Gas Platino

Notas relacionadas