POLITICOS DOBLE MORAL

Opinión / Columna / Por: Martín Sifuentes

Publicado: 01 de mayo, 2017 | 8:49 AM

EN VIVO

Un gesto, mezcla de risa e indignadion, causan las posturas adoptadas por los dirigentes políticos Ricardo Anaya, Enrique Ochoa Reza y Alejandra  Barrales, cuando se refirieron al escándalo de corrupción que reventó hace unos días en la puerta de la casa de Andrés Manuel López Obrador. 

Histriones, todos mostraron su molestia ante la prensa, pero la verdad es que ninguno de ellos, todos los sabemos, tiene  cara para irritarse ante eso, pues de las filas de sus partidos han surgido en tiempos pasados y actuales, verdaderos delincuentes que hacen quedar como una verdadera tonta a la hoy famosa Eva Cadena.

Aquí, se trata de aprovechar el resbalón ( premeditado, provocado o verdadero) que se ha dado el proyecto de AMLO.

El golpeteo  mediático del que ha sido objeto Andrés Manuel López Obrador y su partido  Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), no es más que el reflejo del pavor que tienen sus adversarios a que llegue fortalecido  y con tendencias favorables a las citas de junio de 2017 y 2018.

Es evidente la intención de debilitarlo.

El objetivo es él. 

Detener a quien encabeza las encuestas a costa de lo que sea y como sea. 

PRI, PAN y PRD, juntos (pero no revueltos) en una misión cuyo objetivo es claro, evitar que el tabasqueño gane la elección presidencial.

Hayan sido armado o no el par de videos de la diputada Eva Cadena, recibiendo burdamente dinero "para entregárselo al Licenciado López Obrador", el hecho pone en evidencia una práctica que parece ser común en la política y entre partidos y candidatos: Recibir donaciones económicas directas de particulares para sus campañas.

Justamente evitar el arribo de esos recursos, muchos de ellos de dudosa procedencia, es la bandera que se utiliza para defender el tema del financiamiento público a los partidos.  O sea, el "dame dinero INE, porque si no, tendré que recibir donaciones de quién sabe quién".

Y aunque  legalmente hay opciones que contempla el Instituto Nacional Electoral para la recepción de donaciones de particulares a partidos políticos, no se sabe, al menos públicamente, de alguien que haya cubierto los requisitos que exige la ley para hacer transparente la entrega de un recurso en efectivo o en especie.

Lo cierto es que ni con la más estricta fiscalización de las campañas, se pueden comprobar gastos tan "invisibles " como la elaboración de miles de lonches o el pago en efectivo de 100 pesos por asistencia a mitines, o el de 500 por ir a votar.

Para hacer esas operaciones, se necesita dinero en efectivo.

Los partidos, los candidatos lo saben. No se salva ni el PAN, ni el PRI o el PRD. 

Algunos de sus candidatos, por no decir que todos, en algún momento de su campaña o antes, van a aceptar dócilmente fajos de billetes provenientes de quién sabe dónde. 

O sea, en la política mexicana, hay miles de Evas Candenas. 

Y por supuesto, es reprobable que a pesar de que uno de los grandes temas de la agenda nacional sea el combate a la corrupción, se sigan dando esas prácticas tan nocivas y que tanto mal le han hecho a nuestro país. 

Muy mal, la doble moral que manejan aquellos  dirigentes de partidos que por un lado se rasgan las vestiduras indignados "por el dinero sucio hacia Morena", cuando en "lo oscurito" están en las mismas. 

Hotel Posada Tampico

Notas relacionadas