Arrecia en Brasil combate contra agente trasmisor de fiebre amarilla

Internacional / Internacional / Por: Staff NotiGape

Publicado: 06 de marzo, 2018 | 7:33 AM

Arrecia en Brasil combate contra agente trasmisor de fiebre amarilla

Brasil está luchando por vencer a una de sus peores epidemias de fiebre amarilla, un virus a veces fatal transmitido por los mosquitos Haemagogus y Sabethes que causa color amarillento de la piel y los ojos de los infectados.

El aumento del padecimiento ha sido en gran parte en las zonas rurales, pero existe creciente preocupación de que si las personas no reciben la vacuna, el virus podría extenderse a las ciudades brasileñas más grandes.

Cabe señalar que cinco turistas que estuvieron en Brasil entre enero y febrero de este año enfermaron de fiebre amarilla, así lo informó la Sociedad Internacional de Medicina de Viajes, grupo que mantiene un sistema de vigilancia sobre enfermedades globales y concentra a investigadores de todo el mundo.

La fiebre amarilla que ha surgido en las zonas rurales del país ha llegado a Minas Gerais, Sao Paulo y Río de Janeiro, tres estados con algunos de los centros metropolitanos más grandes del país.

El estado de Sao Paulo ha visto el salto más dramático en los casos de fiebre amarilla. En las primeras seis semanas de 2018, ya había 133 casos confirmados y 49 muertes atribuidas al virus, un aumento asombroso desde 2017 cuando hubo 53 casos y 16 muertes durante todo el año.

Mientras que Rio tuvo 47 casos y 21 muertes solo en enero, en comparación con 27 casos y nueve muertes durante todo el año anterior.

A medida que el virus se propaga y se mueve hacia áreas generalmente no amenazadas por la fiebre amarilla, la campaña de vacunación del gobierno ha tenido problemas para mantenerse al día.

Incluso con las prisas por vacunarse, el objetivo del Ministerio de Salud de vacunar a 20.5 millones de personas en Sao Paulo y Río entre el 25 de enero y el 15 de febrero alcanzó solo el 20 por ciento de su población objetivo.

Hotel Posada Tampico

Notas relacionadas